Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
121
LA VINCULACIÓN UNIVERSIDAD-EMPRESA-GOBIERNO: UNA VISIÓN HISTÓRICA
Y CONCEPTUAL
UNIVERSITY-INDUSTRY-GOVERNMENT LINKAGE: A HISTORICAL AND
CONCEPTUAL VISION
Recibido: 12/09/2018 Aceptado: 15/11/2018
Código Clasicación JEL: F23, G34, G3
RESUMEN
En el mundo contemporáneo, cada vez con mayor fuerza, el conocimiento se convierte en un elemento
fundamental para los procesos de desarrollo, lo cual ha ido transformando el rol de las universidades
en sus vínculos con la sociedad. En este contexto, la participación del gobierno, así como del sistema
empresarial, se torna igualmente relevante, dando lugar a diversos modelos de vinculación entre todos
estos actores. Teniendo en cuenta lo anterior, el presente trabajo tiene como propósito fundamental la
sistematización, desde el punto de vista teórico-metodológico e histórico, de las bases conceptuales
para la vinculación universidad-empresa-gobierno, así como de los modelos de vinculación derivados
de la experiencia internacional. Ambos tópicos son abordados en los dos apartados que conforman
el artículo.
Palabras clave: Vinculación, Universidad, Empresa, Gobierno
ABSTRACT
In the contemporary world, knowledge is increasingly becoming a fundamental element for
development processes, which has been transforming the role of universities in their links with
society. In this context, the participation of the government, as well as of the industry, becomes
equally relevant, giving rise to diverse models of linkage between all these actors. Taking into account
the above, the present work has as its fundamental purpose the systematization, from the theoretical-
methodological and historical point of view, of the conceptual bases for the university-industry-
government linkage, as well as of the linking models derived from the international experience. Both
topics are addressed in the two sections that make up the article.
Key words: Linkage, University, Industry, Government
Revista ECA Sinergia. e-ISSN 2528-7869. Junio - Diciembre 2018 . Vol. 9 Nº2, págs. 121-139. Ensayo. Edición continua
Gladys Saltos Briones
1
, Silvia Odriozola Guitart
2
, Maritza Ortiz Torres
2
1
Universidad Técnica de Manabí - Ecuador
2
Universidad de la Habana - Cuba
e-mail: gsaltos@utm.edu.ec
1
, silvao@fec.uh.cu
2
, maritza@fec.uh.cu
2
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
122
INTRODUCCIÓN
En el actual siglo, la educación superior constituye un importante medio con que cuenta un país
para promover su desarrollo y fortalecer su identidad nacional y autodeterminación. Sus tendencias
y desafíos en los países en desarrollo, especialmente en los de América Latina, han sido objeto de
análisis por numerosas organizaciones internacionales, entre las que se destaca la Organización de las
Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
En la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, celebrada en París en el 2009, se
abordó como tema principal “La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el
cambio social y el desarrollo”, destacándose, en el comunicado emitido por los países participantes,
los elementos fundamentales que la deben caracterizar, tales como la responsabilidad social de
la educación superior; el acceso, equidad y calidad; la internacionalización, regionalización y
mundialización; y el aprendizaje, la investigación y la innovación.
La revolución de los conocimientos y la intensa competencia mundial, imponen a las
naciones una seria reexión sobre la calidad de sus sistemas educativos y sobre la orientación que
estos deben tener para adecuarse a las nuevas realidades. Así, el rol de las universidades en la sociedad
del conocimiento adquiere una importancia destacada en la transferencia de los avances cientícos
y tecnológicos al medio socio-productivo en que se asientan, a través de las diversas actividades de
vinculación con que interactúan las organizaciones educativas y las del medio socio-productivo.
En Ecuador, el tema vinculación universidad-sociedad ha sido de análisis y reexión en
la última década, con el propósito de enfocar en nuevo rumbo de la universidad ecuatoriana y su
accionar con la sociedad. A partir de la propuesta presentada por el Consejo de Educación Superior,
acerca del mejoramiento de la calidad educativa, se han realizado varios escritos y reexiones sobre
conceptos y formas de vinculación entre la universidad y la sociedad, como una de las funciones
sustantivas del quehacer universitario, en la que las empresas juegan un papel importante por su
proceso dinámico y cambiante, enmarcado en la ruptura de paradigmas que buscan el fortalecimiento
conjunto en la trilogía Estado, empresa y universidad.
Asimismo, se ha puesto de maniesto que los proyectos de vinculación también deben ser
considerados uno de los pilares importantes en el funcionamiento de las Universidades, creando,
junto con la docencia y la investigación, el escenario de la sociedad del conocimiento y las nuevas
demandas que plantean las universidades. En conjunto, todo debe apuntar al desarrollo sostenible
de la sociedad, generando una sinergia entre las universidades, el Estado y los sectores sociales y
productivos.
Teniendo en cuenta lo anterior, el objetivo de este trabajo es sistematizar, desde el punto
de vista teórico-metodológico e histórico, las bases conceptuales para la vinculación universidad-
empresa-gobierno, así como los modelos de vinculación derivados de la experiencia internacional.
Ambos tópicos son abordados en los dos apartados que conforman el artículo. Para ello, los métodos
utilizados fueron el análisis y síntesis, empleado para el estudio de la literatura especializada en la
temática; el histórico-lógico para procesar y analizar la evolución de los procesos de vinculación, así
como sus aportes más relevantes; y el inductivo-deductivo para el análisis, uso y tratamiento de la
información y los datos que se utilizaron en la investigación.
Las investigaciones que se realicen relativas a la vinculación universidad-empresa-gobierno
(UEG) necesitan la actualización y conceptualización de los aspectos más novedosos relacionados
con esas temáticas, la determinación de las insuciencias del estado del arte y la práctica, desde su
evolución hasta las experiencias internacionales y nacionales contemporáneas, donde las prácticas
pre profesionales, la capacitación y el emprendimiento sean considerados como variables importantes
para contribuir al logro de la vinculación UEG.
El conocimiento, como parte de la competitividad de las regiones, se ha convertido en un
recurso esencial que se debe adquirir, formar y recrear, a partir de las interacciones de los integrantes
de la sociedad. En este sentido, es importante revisar los roles, responsabilidades y espacios de
encuentro entre los principales actores sociales, universidades, empresas y Estado, para identicar la
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
123
forma en la que se gestiona la transferencia del conocimiento hacia los sectores de la sociedad que lo
demandan (Morales Rubiano, 2015).
La vinculación UEG toma importancia en el intercambio de conocimientos y, por ende, de
relaciones, contribuyendo al desarrollo de la responsabilidad social de las instituciones que participan
en una sociedad. Las insuciencias existentes necesitan el estudio de la vinculación UEG, entendido
como una relación compleja por la necesidad de análisis epistémico, político, económico e ideológico
y, también, a diferentes escalas: globales, regionales, nacionales y locales.
Evolución histórico y conceptual sobre la vinculación universidad empresa-gobierno
Los procesos de vinculación entre los sectores académico y productivo datan desde nales del siglo
XVIII, cuando ambos sistemas, el educativo y el de producción de las naciones más adelantadas del
mundo en aquella época, estaban separados. El primero tendía hacia el humanismo, matizado por
la intervención de la Iglesia y la nobleza; y el segundo se sustentaba en una economía agrícola y
artesanal, caracterizada por el agrupamiento de trabajadores en gremios (Rivera, 2006).
El vínculo de las universidades con la sociedad era muy pobre, de ahí que los mecanismos
de relación directa de las instituciones universitarias con la sociedad, se iniciaran tardíamente, a partir
de los programas de extensión y difusión cultural, cientíca y tecnológica.
En dicho proceso evolutivo, diversos términos han estado asociados a la vinculación. Según
Maunder citado en (Pérez, 2005)), el término extensión educativa se empleó por primera vez en 1873,
en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, para designar una determinada innovación en materia de
enseñanza. Se trataba de poner las ventajas de la formación universitaria al alcance de las personas,
en los sitios donde vivían y trabajaban.
Por su parte, (González, 2002) señala que este concepto nace en América Latina con la
Reforma de Córdoba en Argentina en el año 1918, a raíz del debate sobre la razón de la universidad,
despreocupada hasta entonces de la realidad de su entorno y sus problemas. Surge entonces como una
función sustantiva, como la docencia o la investigación.
A partir de 1972, una vez que se celebra en Estocolmo la Cumbre de la Tierra, (Pérez, 2005)
plantea que se abre un nuevo período histórico en el desarrollo de la extensión universitaria y de todas
las organizaciones, instituciones y entidades que fungen como actores sociales del desarrollo. La
función de extensión se constituye como un pilar importante para el desarrollo social de los pueblos
en un momento histórico en que el Estado tiende al debilitamiento por diferentes vías, entre ellas,
el proceso de transnacionalización del capital y el ujo migratorio sur-norte. De aquí se derivan
los estatutos de la mayoría de las universidades latinoamericanas donde se plantea que la extensión
universitaria tiene como objetivo promover la cultura nacional, incidir en la integración, coadyuvar
a los planes de desarrollo regional y territoriales y sumarse a la lucha por la liberación nacional en
compromiso con las clases populares.
La enseñanza universitaria no consiste únicamente en la trasmisión del conocimiento de los
profesores hacia sus estudiantes, conocimiento que, a su vez, está en elaboración, pues los propios
profesores dedican parte de su tiempo a la investigación de aquellas materias que imparten en las
aulas. Es importante, además de estas actividades de docencia e investigación, distinguir el espacio
y el momento en que se lleva a cabo, tanto el conocimiento, como la investigación. Es necesario
considerar detenidamente, como se arma en (Ortega y Gasset, 1982), en qué consiste la enseñanza
universitaria, pues a simple vista está fundamentada en profesionalismo e investigación, eliminando
casi por completo la trasmisión de la cultura.
En 1989, la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior de
México (ANUIES), en su VIII Reunión Extraordinaria de la Asamblea General, realizó declaraciones
que involucraban la vinculación de la educación superior y el sector productivo, destacando como
parte de sus políticas: establecer un programa, a nivel regional y nacional, de fomento y apoyo a la
vinculación de la educación superior con el sector productivo de bienes y servicios; establecer convenios
y programas entre las Instituciones de Educación Superior (IES), el gobierno federal, los gobiernos
estatales y las unidades productivas para el desarrollo de actividades conjuntas, como son prácticas
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
124
de estudiantes, realización de investigaciones, estancias de profesores en empresas y de profesionales
en las IES, desarrollo de cursos de actualización, asesorías y prestación de servicios; establecer
disposiciones para que las dependencias del Gobierno Federal y las empresas recurran a las IES en
las regiones en que operen; y celebrar convenios especícos para el desarrollo de investigaciones de
interés para el desarrollo municipal y estatal, con la participación y nanciamiento de los respectivos
gobiernos y apoyar la creación de centros de desarrollo tecnológico o de laboratorios industriales,
a nivel regional, en que participen las IES, el gobierno federal, los gobiernos estatales y la iniciativa
privada, que constituyan el puente entre educación superior y el sector productivo (ANUIES,
1989).
El desarrollo industrial marca nuevas necesidades y se hace evidente que la educación
superior tiene que ser más funcional al proceso productivo, por lo que se fueron constituyendo
instituciones tecnológicas que formaban ingenieros en diversas ramas.
Así, los años ochenta podrían ser llamados la década de la vinculación de la universidad-industria o de
la asociación de la universidad con los negocios, debido a la intensicación observada en el desarrollo
de este proceso y por el contexto organizacional en que la administración de la investigación se
empezó a conducir, buscando la comercialización del conocimiento (Fairweather, 1988; Slaughter,
1990).
Por otra parte, (Slaughter, 1993) señala que al nalizar los setenta, la mayoría de los trabajos
y recomendaciones en torno a las políticas en investigación giraban alrededor de la necesidad de
impulsar una ciencia “pura” y “básica”. En 1980, el término “industria” no aparece en los discursos
de los presidentes de las principales universidades de investigación de los Estados Unidos, pero ya
para 1985 esta idea es manejada de manera central en los discursos de muchos de ellos analizados por
Slaughter.
A nales de la década de los noventa, (H. Etzkowitz y Leydesdor, 1997) visualizan la
integración de la investigación cientíca de las universidades con la realidad de las empresas como
base del concepto conocido como la triple hélice, destacando que la relación entre el conocimiento y
la práctica requiere un mediador, un papel que deben ejercer los poderes públicos.
Un año después, Casalet y Casas (1998) citado por (Saavedra G., 2009), plantean cuatro modalidades
de acción para los procesos de vinculación de las IES y sus respectivas actividades, tales como:
1. La formación profesional con las prácticas profesionales, servicio social,
visitas a empresas, estadías técnicas, residencias profesionales y programa
emprendedor.
2. El fortalecimiento de la docencia y la investigación mediante la impartición
de clases de licenciatura y posgrado en instalaciones de las empresas; becas
de las empresas para profesores e investigadores y becas de las empresas
para estudiantes; creación de estudios de nivel de posgrado adaptados a las
necesidades de las empresas; acceso a la infraestructura de la institución
por parte de las empresas y a la infraestructura de las empresas por parte de
la institución; identicación por parte de los profesores de problemas de la
empresa y la correspondiente elaboración de proyectos para solucionarlos,
de conjunto con los alumnos; la elaboración de tesis sobre problemas
planteados por las empresas, así como programas doctorales cuyas tesis
consisten en proyectos de desarrollo tecnológico para las empresas.
3. La investigación de desarrollo tecnológico como investigación básica
(contratada, no contratada), proyectos conjuntos de investigación, desarrollo
tecnológico conjuntos, acceso recíproco a instalaciones especializadas para
realizar investigación y desarrollo, servicio de información y documentación,
servicio de asistencia técnica, servicio de consultoría, servicio de asesoría,
licenciamiento de tecnología, transferencia de tecnología, prospectiva
técnica y gestión de nanciamiento para proyectos de investigación y
desarrollo.
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
125
4. La extensión, a través de la educación continua, publicaciones, ferias y
exposiciones, foros, coloquios, seminarios, conferencias.
En los últimos años del pasado siglo, se generó una discusión sobre la naturaleza de la
educación, materializada en un debate mundial, aunque regionalizado, sobre el rol de lo público y
lo privado en la educación superior. Las discusiones han partido de dos enfoques (Brunner, 2000):
el primero de ellos, privilegia a la universidad como una institución sui generis, casi sagrada,
almacenadora y reproductora del conocimiento, donde se destaca la continuidad histórica de una misión
“superior”; el segundo considera a las universidades como instituciones sociales con determinadas
funciones (o roles), afectadas como todas las otras instituciones sociales por una acelerada y profunda
transformación. Sustentado en un recorrido histórico de cómo lo público y lo privado en la educación
siempre han estado entremezclados, se arma que no hay claridad sobre los límites entre ambos (J. J.
Brunner, 2005).
El siglo XXI, caracterizado por un acelerado proceso de globalización, en el que la rápida
difusión de la información y el conocimiento se constituye en pilares fundamentales del desarrollo
económico social de las naciones, marca un nuevo reto a las IES, determinado por la creciente
necesidad de establecer vínculos entre estas, la empresa privada, las instituciones públicas y las
organizaciones sociales, viéndola como una interacción activa entre las instituciones que la sociedad
ha creado para la educación y la investigación, por una parte, y las organizaciones especializadas en
la producción de bienes y servicios, por la otra.
Las características de los sistemas de redes de relaciones entre las organizaciones extrapoladas
del sector industrial, en conjunción con los retos del escenario mundial actual, la complejidad de las
organizaciones universitarias y los estudios previos, plantean la cuestión sobre la denición de las
variables fundamentales para el manejo de las relaciones interorganizacionales y, especícamente,
para hacer el modelo educativo universitario más efectivo y no solamente eciente (Duque Oliva,
2009).
La literatura habla del compromiso, la conanza, la colaboración, el valor percibido y la
lealtad como algunas de las respuestas, sin ser ninguna de ellas la respuesta absoluta. Sin embargo, se
encuentra que la forma de enfrentar los retos que traen consigo la transformación económica mundial
y algunas veces las diversas crisis, tanto de algunos modelos económicos como de algunas estructuras
empresariales, han congurado a la cooperación como elemento fundamental para afrontarlas.
Al respecto, y desde el punto de vista económico, (López-Leyva, 2005) plantea que al
estudiar el proceso de vinculación, las empresas que sobreviven son aquellas que presentan una mayor
competitividad, siendo uno de sus rasgos más importantes la tecnología. En el acercamiento a las
universidades, las empresas encuentran una vía para hacerse llegar conocimientos que les permitan
integrar nuevas tecnologías a sus procesos productivos.
Uno de los análisis dentro de la vinculación es para los estudiantes. (Restrepo, 2008)
considera que dentro de la gama de opciones que existen para ellos enfrentarse al mundo laboral, en
su formación técnica, tecnóloga, de carrera universitaria y posgradual, se encuentran en la disyuntiva
de responder al reiterado llamado de índole social que sincretiza como ideal la formación profesional,
particularmente la universitaria y posgradual, o hacer un alto en el camino, como lo están haciendo,
para replantear la secuencia dedicación-profesión. De nada sirve la orientación profesional cuando el
mercado es el que la dicta.
Las empresas deben estar dentro de las universidades y las universidades en el interior de las
empresas, y el Estado debe estar vigilante para que dicho enlace se cumpla, y aunque estructural, es
el principio del cambio de la alianza, la cual aún está por construirse. No basta aglomerar proyectos,
pedidos empresariales y difusión de la política pública al respecto; falta una especie de equilibrio de
fuerzas, ya que hay demasiado para discutir y plantear.
De igual modo, la universidad, desde su responsabilidad social, debe utilizar su inuencia
para transformar la sociedad, fundamentalmente en aquellos ámbitos que se encuentran en situación
de mayor vulnerabilidad social y económica (De la Cruz, 2008).
En este binomio necesario, instituciones educativas y empresas, se hace presente un elemento que
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
126
juega un papel importante y que viene a triangular esta relación: el gobierno, para regular y normar
las vías de cooperación con la nalidad de dar seguimiento a convenios y aportar benecios mutuos,
en la medida en que todos los agentes del desarrollo interactúen y compartan la visión de un país
competitivo (Alvarado-Borrego, 2009).
Las empresas han atendido el llamado del Estado y de las universidades con la pretensión
de que la interacción sirva para avanzar en los procesos en los que se requiere fundamentación,
metodología y complementación del saber hacer para diferentes propósitos, entre los que se encuentran
los estratégicos y de productos. Las universidades vinculaban más a las empresas con el producto que
con la generación de conocimiento.
Sobre el tema, Alvarado-Borrero (2009) maniesta que, debido a los procesos de
globalización y al predominio del conocimiento en el campo de la producción de bienes y servicios,
se vuelve trascendental para los países fortalecer esta relación entre la educación superior y el sector
productivo. Tales condiciones permiten entender por qué el rol de la universidad ha tenido una
interesante evolución a través del tiempo, en la medida en que se ha reconocido la importancia que
esta tiene dentro de la sociedad como un agente formador, creador de conocimiento y de desarrollo
para una comunidad.
En los últimos años se ha puesto de maniesto un renovado interés en recuperar un concepto
de extensión universitaria o vinculación con la colectividad, que pueda expresar la debida relación
entre universidad y sociedad, bajo la plena conciencia de la más profunda función social de la
primera. La UNESCO ha empezado a replantear de manera más potente este tema, enfatizando en
la noción de “responsabilidad social” de las instituciones de educación superior y, sobre todo, en
el concepto de “pertinencia social de la educación”. Se trata de la exigencia de una sociedad que
participe más activamente en las tareas de la universidad y, a su vez, de una universidad con mayores
responsabilidades para con esta (UNESCO, 2009).
La comunidad académica debe fomentar el desarrollo humano sustentable y sostenible.
Sin embargo, esto no puede ser posible si no se cuenta con una política y una gestión universitaria
socialmente responsable que articule y dé coherencia a los pilares fundamentales de la institución:
el pedagógico, el epistemológico, el de acción social y el organizativo (Valleys, de la Cruz y Sasia,
2009).
Con la vinculación, las instituciones de educación superior consolidan su pertinencia social
a través de la formación de profesionales cada vez con mayores conocimientos, aptitudes y actitudes
que les permiten incidir en la sociedad; producir al interior de sus espacios académicos ideas creativas
e innovadoras a partir del conocimiento que debe traducirse, mediante el impulso y apoyo necesarios,
en bienestar y desarrollo para la sociedad en su conjunto y, en particular, para la educación superior
(Alvarado-Borrego, 2009).
Por ello, se considera la responsabilidad social como un eje transversal de la labor académica
que educa al alumnado para que sea solidario y socialmente responsable; investigue, construyendo
conocimientos al servicio de la sociedad; y promueva capacidades y acciones en pro de la justicia,
los derechos humanos y la dignidad de las personas. En denitiva, una universidad socialmente
responsable debe formar a ciudadanos y ciudadanas que contribuyan al bien de la comunidad (García,
2010).
En la Conferencia Ministerial de Bucarest en el 2012, 47 países europeos consideraron que
los centros de educación superior deben ser el pilar de las sociedades del conocimiento y dedicar sus
esfuerzos a superar la crisis actual.
Como sustento técnico desde las políticas educativas universales, es necesario considerar la
visión y acción de la Declaración Mundial de la UNESCO sobre la Educación Superior en el Siglo
XXI, cuando reconoce que “la solución de los problemas que se plantean al respecto en los albores del
Siglo XXI estará determinada por la amplitud de miradas de la sociedad del futuro y por la función
que se asigne a la educación, en general, y a la educación superior en particular”. Además, dicha
declaración subraya que los sistemas de educación superior deberían aumentar su capacidad para (…)
transformarse y provocar el cambio, para atender las necesidades sociales y fomentar la solidaridad y
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
127
la igualdad (Manosalvas, 2012).
Una de las características en el proceso de evolución de la vinculación fue la tarea de
formar los directivos y los empresarios que correspondía a las orecientes universidades. Más que un
recurso valioso, era importante contar con ellos conforme al estado de industrialización y desarrollo
económico considerado (Gutiérrez Ossa, 2013).
Las autoras consideran que, en esta práctica social, es necesario que la universidad comprenda
que su compromiso ético es una respuesta obligada hacia la sociedad. Para (Valleys, 2014), las
instituciones de educación superior deben asumir su responsabilidad por los impactos sociales y
medioambientales que ejercen, tanto en su ámbito interno, como hacia el entorno. Con respecto a
lo académico, deben evaluar los impactos educativos, relativos a la formación del alumnado; y los
impactos cognitivos, generados por la investigación.
Por ello, la vinculación se ha vuelto una premisa fundamental en el cumplimiento de los
objetivos trazados en los planes educativos, compartidos con el sector productivo y el gobierno
(Gerónimo-Bautista, 2014). Las empresas demandan ser utilizadas como laboratorios o centros de
investigación para hacerse más competitivas, aprovechando las experiencias del docente investigador.
Se logra así un proceso de retroalimentación constante escuela-empresa, teoría-práctica, cuyos
resultados han ido en ascenso continuo desarrollando docentes que son investigadores de su propia
práctica profesional pedagógica.
Por lo expuesto en este recorrido histórico se evidencia que los procesos de vinculación
han sido en mayor o menor grado, impulsores de cooperación de las empresas con las universidades
para el desarrollo de la investigación básica y aplicada, orientada a la solución de problemas y a la
generación de conocimiento, el desarrollo económico y social, la difusión de los resultados de la
investigación académica y la adecuación de planes y programas de estudio, de acuerdo a la demanda
de los sectores productivos. En consecuencia, la vinculación universitaria ha sido conceptualizada de
diversas maneras, de acuerdo a los diferentes autores y sus respectivos anclajes conceptuales.
Así, desde el punto de vista universitario, “vinculación es el proceso integral que articula las funciones
sustantivas de investigación, extensión de la cultura y los servicios de las IES para su interacción
ecaz y eciente con el entorno socio-económico, mediante el desarrollo de acciones y proyectos de
benecio mutuo, que contribuyan a su reconocimiento social” (M. L. Maldonado y Gould Bei, G.
1994).
(Reséndiz, 1998), por su parte, asume la vinculación entre empresas e instituciones
educativas como un desafío, en el cual las empresas dejen de ser vistas por las instituciones educativas
y ellas mismas, como simples reclutadoras de personal entrenado por alguien más. De otro lado, en
una sociedad cada vez más compleja y que aspira a la modernidad, las empresas, al igual que las
universidades, son poseedoras y transmisoras de grandes porciones de conocimiento y tecnología.
Por consiguiente, deben ser consideradas en sí mismas y por la sociedad como partícipes de pleno
derecho en la formación de los jóvenes.
Para (Gould, 2002), la vinculación es el proceso integral que articula las funciones sustantivas
de docencia, investigación y extensión de la cultura y los servicios de las IES para su interacción
ecaz y eciente con el entorno socio-económico, mediante el desarrollo de acciones y proyectos de
benecio mutuo, que contribuyen a su posicionamiento y reconocimiento social. También la dene
como el conjunto de normas, planes, reglamentos, recursos, actividades administrativas, así como
acciones y proyectos de enlace, mediante los cuales las IES llevan a cabo de manera sistematizada
y coordinada, pero no burocratizada sus relaciones con los sectores públicos, social y productivo;
los recursos son los insumos del sistema, las actividades administrativas-operativas transforman los
insumos en resultados.
En esta denición ya se incluye la docencia como una de las funciones sustantivas y,
además, la vinculación propiamente denida como un proceso relacionista resultado de cooperación
o acuerdos que son promovidos fundamentalmente por las IES.
A criterio de las autoras, las relaciones entre UEG deben partir del concepto que el accionar
de la Universidad, sea un creador de conocimiento que juega un papel primordial en la interacción
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
128
conjunta, en la medida en que estos se desarrollan para crear innovación en las organizaciones
participantes como fuente de creación de nuevo conocimiento. Desde este punto de vista, la
vinculación es un proceso intelectual orientado a visualizar la evolución de las relaciones entre
universidad-sociedad y, por otro lado, caracterizado por la intervención de la universidad en los
procesos económicos y sociales (H. Etzkowitz, 2002). Esta denición, expresada de otra forma,
establece a la universidad como centro, con actividades de investigación y desarrollo basados en
principios académicos, la industria como proveedora de demanda de los clientes sobre la base de sus
actividades comerciales, así como la investigación y desarrollo para generar nuevas oportunidades
de negocios, y al gobierno como gestor de condiciones políticas y marco regulador apropiado para
generar entornos de crecimiento.
La integración de esos tres actores fundamenta el sistema de triple hélice, que idealmente
incrementará el traspaso de conocimiento en una localidad, región, aumentando así, la ventaja
competitiva del desarrollo económico, ya sea regional o nacional.
Por otra parte, (Chang-Castillo, 2010) arma que la vinculación entre la empresa y la
universidad, y el modelo de la Triple Hélice, plantea un nuevo paradigma que propicia una misión
emprendedora para la universidad. A partir de este enfoque, la noción de universidad emprendedora
se ha desarrollado con más importancia, utilizando avances para el desarrollo socio-económico,
actividades de patentes, y licencias e institucionalización de actividades spin-o. Esto ha producido
un cambio de actitud entre los académicos respecto a la colaboración con la empresa.
Desde el punto de vista de (Alcántar y Arcos, 2004) vinculación es “el medio que permite
a la universidad interactuar con su entorno, coordinando ecaz y ecientemente sus funciones de
docencia, investigación y extensión de la cultura y los servicios, a la vez que favorece su capacidad
de relacionarse con los sectores productivo y social en acciones de benecio mutuo, lo que favorece
su posicionamiento estratégico”.
A su vez, el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior del
Ecuador plantea que la vinculación es la “interacción de la institución con los demás componentes de
la sociedad, para mutuo benecio en el avance del conocimiento, la formación de recursos humanos
y la solución de problemas especícos en función del desarrollo” (CONEA, 2009).
Como ha podido apreciarse, la mayoría de los autores estudiados en esta evolución de la
vinculación, coinciden en identicarla como una función sustantiva, que se traduce en su accionar
como un proceso integral, involucrando en este proceso la importancia que ella tiene en la interacción
con su entorno socioeconómico. Se destaca la nalidad de la transferencia de conocimiento y el
alcance de innovación tecnológica como fundamento del desarrollo empresarial y social. Así, entre
los autores que muestran coincidencias encontramos a Maldonado y Gould (1994), Gould (2002),
(Alcántar y Arcos, 2004), CONEA (2009), Alvarado-Borrego (2009), Chang-Castillo (2010), Serrano
–Sánchez (2013). Distinguiéndose el posicionamiento estratégico exclusivo por (Alcántar y Arcos,
2004).
Cabe entonces resaltar que los autores citados destacan a través de los conceptos que es
importante la vinculación entre las demandas de la sociedad, las políticas y regulaciones y la oferta
de los centros de estudios universitarios, prevalece la idea de que la vinculación alude siempre a las
relaciones que existen o deben existir entre la universidad y la sociedad de las cuales forma parte.
Otra visión compartida radica en considerar a la vinculación como axiológicamente positiva, como
una función deseable o un elemento de “virtud” en las instituciones de educación superior (Serrano-
Sánchez, 2013).
No obstante, constan otros elementos sobre los que aún existe polémica: I) en el sentido
histórico, relacionado principalmente con el momento de su origen; II) en el plano de los conceptos,
al confrontarse diversas formas y enfoques de entender lo que es la vinculación.
Asimismo, existen distintas denominaciones con las que se hace referencia a aspectos diversos de
todas las actividades que la universidad entabla con el público por fuera de la academia. Entre las
más habituales están “tercera misión”, “tercera corriente”, “extensión”, “vinculación”, “impacto” y
“compromiso” (Bas, 2017).
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
129
A criterio de las autoras, las funciones tradicionales de las universidades: docencia,
investigación y extensión, resultan insucientes para el entorno en que se encuentran inmersas las
mismas y es por ello que resulta necesario volver los ojos hacia la vinculación, como una función que
permite a las universidades realinear sus objetivos y ampliar el horizonte. Siendo así, la vinculación
no se puede abordar desde un único enfoque, pues esto lleva a una concepción reduccionista de la
misma.
En consecuencia, sobre la base del resultado del análisis teórico-conceptual realizado, se
construye un concepto de vinculación que se adecúa mejor a la propuesta de esta investigación: “La
vinculación UEG es un proceso social que permite la integración de la docencia, la investigación
y la extensión universitaria con el entorno: los sectores públicos, sociales y productivos de forma
proactiva, para el posicionamiento estratégico, la interacción ecaz y eciente, de cada una de sus
partes. Está basada en acciones complejas que requieren una estructura para lograr innovación, como
resultado de la cooperación mutua y, que a su vez, logren desarrollo económico-social”.
A partir de las diversas concepciones de vinculación UEG sistematizadas y de las cuales, como ya
se señaló, fue derivada la denición anterior como sustento de la presente investigación, se han
congurado disímiles modelos de vinculación UEG. Estos constituyen el objeto de estudio del
siguiente apartado.
Análisis de los modelos de vinculación universidad-empresa-gobierno
Las teorías desarrolladas en las últimas décadas en América Latina y el mundo sobre la vinculación
universidad-empresa-gobierno, han dado pautas para desarrollar modelos de diversas índoles,
características y utilidad, implementados en diversos contextos y actores. En este sentido, y a n de
profundizar sobre el estudio de la temática, la autora hace una selección de modelos que aparecen
como resultado de investigaciones aplicadas, que servirán de referente para la investigación propuesta.
Bajo esta concepción se encuentra, en primer lugar, el Modelo del Triángulo de Sábato.
Dicho modelo surge debido a que en la región latinoamericana se contaba con la particularidad
de que el Estado participaba activamente en el manejo de algunas industrias; por lo que el mismo se
centró en ofrecer estrategias para regular el funcionamiento del Gobierno en su relación con otros
agentes públicos. A su vez, tenía el propósito de plantear soluciones para el denominado círculo
vicioso de dependencia que estaba ocurriendo en la región, caracterizado por la falta de innovación
y el sentimiento de incapacidad (Sábato y Botana, 1968), sumado a la falta de personal calicado
en pequeñas y medianas empresas, la baja inversión en investigación y desarrollo (I+D), el bajo
funcionamiento de las instituciones de conocimiento locales y la alta dependencia a la ciencia y la
tecnología extranjera (Arocena y Sutz, 2001; Matoso et al., 2007).
Jorge Sábato y Natalio Botana concibieron el modelo de la relación universidad-empresa-
gobierno mediante la interacción de una triada denominada el Triángulo de Sábato. Este triángulo
asegura para la sociedad el cómo, dónde, con quién y con qué innovar, de acuerdo a la demanda
existente, y traza lineamientos de progresos económicos. Así, el vértice gobierno está constituido por
el conjunto de instituciones que tienen la función de crear y orientar políticas y de propiciar recursos a
los vértices de estructura productiva y estructura cientíco tecnológica; el vértice estructura productiva
es el conjunto de bienes y servicios que pertenecen a los sectores de la economía de una determinada
región, incluyendo todas aquellas empresas que ofrecen alternativas de consumo para mejorar su
productividad y competitividad, por lo que se constituyen en el motor de empleo y desarrollo de
un país; y el vértice infraestructura cientíco-tecnológica es el conglomerado de instituciones del
sector educativo, los centros de desarrollo tecnológicos, los laboratorios, sistema institucional de
planicación, mecanismos jurídicos administrativos y demás instituciones que permanentemente se
dedican a la investigación, fomentando la innovación sobre la base de la creatividad de la mente
humana y la articulación de las ideas de los investigadores con las necesidades del sector productivo.
Es en este último que debido al capital humano que lo compone, se da la mayor parte de la creación
del conocimiento en el sistema.
De acuerdo a lo planteado por Sábato y Botana (1968), los modelos de vinculación UEG
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
130
aparecen como una política que permite a los países latinoamericanos desarrollar una capacidad
técnica y cientíca, basada en identicar a los actores que harán posible la inserción de la ciencia y
tecnología en el desarrollo, resultado de la coordinación del gobierno, la estructura productiva y la
infraestructura cientíco-tecnológica.
Otro de los modelos analizados es el Modelo de los sistemas de innovación, propuesta que
plantea la integración de los diferentes agentes de la innovación, en estructuras transdisciplinarias
e interactivas complejas, donde los agentes y organizaciones se comunican, cooperan y establecen
relaciones de largo plazo y condiciones económicas, jurídicas y tecnológicas para el fortalecimiento
de la innovación y la productividad de una región o localidad (Freeman, 1987; Lundvall, 1985,
citados en Lundvall 1997).
Estos sistemas tienen en cuenta el carácter evolutivo y dinámico de la innovación y, por ello
la conciben como procesos acumulativos, interactivos y sociales, inciertos e institucionales (Lundvall,
1997), donde la innovación no se explica por la dotación de factores, sino por la organización de
los mercados y por las formas prevalecientes de interacción. Asimismo, la innovación tecnológica
de un país se ve limitada por las condiciones locales y regionales de innovación, las relaciones de
poder, los procesos culturales y la especialización productiva de los países, así como por las presiones
del mercado nacional, las instituciones nacionales, las competencias e incentivos en producción e
innovación.
El término Sistemas Nacionales de Innovación (SIN) se planteó como un modelo interactivo
para promover los procesos de innovación entre agentes institucionales, que se favorece por los
procesos de globalización y se caracteriza por la existencia de vínculos o relaciones entre agentes,
redes y sistemas de información, condiciones de competencia, incentivos, aprendizaje continuo, uso
y generación de nuevas tecnologías.
Adicionalmente, se encuentra el Modelo de Gestión para la vinculación universidad-
empresa-estado a través del uso de TICs, en el que se establece una relación directa entre los pilares
del modelo, el benecio para cada uno y el papel conector que proporcionan las tecnologías de la
información y la comunicación (TICs), en particular el Portal WEB de modelo. En Rodríguez-Pérez
y Rodolfo (2014) se señala que este modelo contempla las TICs como la parte fundamental de la
vinculación, tomando en cuenta que los avances tecnológicos ya han llegado a las tres instituciones,
aunque en diferente grado de desarrollo, avance y uso. De esta manera, brinda a cada uno de los
participantes del modelo información rápida y oportuna, de ahí que de lograrse una adecuada
integración entre sus componentes, los impactos en el desarrollo económico y social de los países
sean más efectivos.
El mismo se organiza en tres etapas, a través de las cuales se despliegan las acciones asociadas
a la vinculación. Primeramente, la identicación de posibles proyectos y trabajos requeridos por las
PYMEs, sobre la base de las solicitudes que estas hacen a las universidades mediantes el portal
WEB; la designación de los docentes y estudiantes participantes; y la organización del cronograma de
trabajo. Con posterioridad, se va desarrollando el trabajo con el apoyo de los grupos de investigación
y de los docentes encargados; y nalmente se implementan las acciones de vericación y control,
conjuntamente con los representantes de las empresas.
Finalmente, se encuentra el Modelo de la Triple Hélice, uno de los más conocidos en las
teorías de la vinculación UEG. Henry Etzkowitz y Loet Leydesdor son de los cientícos más
estudiosos de este tema, que desarrollaron el modelo que ha sido de mucha utilidad y que es sencillo
y de fácil comprensión. No obstante, pueden encontrarse múltiples complejidades a la hora de su
implementación en cualquier país (Soto Vázquez, 2006).
Este modelo (H. Etzkowitz y Leydesdor, 1997) establece a la universidad como centro,
con actividades de investigación y desarrollo basadas en principios académicos; la industria como
proveedora de demanda de los clientes sobre la base de sus actividades comerciales, así como la
investigación y desarrollo para generar nuevas oportunidades de negocios; y al gobierno como
gestor de condiciones políticas y marco regulador apropiado para generar entornos de crecimiento.
“La integración de estos tres actores yace en el corazón del sistema de triple hélice, que idealmente
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
131
incrementará el traspaso de conocimiento en una localidad, región, aumentando así la ventaja
competitiva del desarrollo económico, ya sea regional o nacional” (Alvarado-Borrego, 2009).
El modelo permite observar la vinculación como un proceso dinámico, representado en un
esquema de tres planos. En este modelo de vinculación, la universidad, la empresa y el gobierno
interactúan de manera complementaria, buscando acuerdos que sean de benecio mutuo para sus
planes y objetivos. A su vez, se asume la vinculación como un proceso libre de diferencias entre
disciplinas y tipos de conocimiento, en donde la universidad tiene un papel estratégico y es la base
para generar las relaciones con la industria.
Existe una corriente de investigadores que, alrededor del modelo de la Triple Hélice, tratan
de explicar cuáles son las nuevas relaciones entre la Universidad, el Estado y la Industria, entre los que
destacan Etzkowitz y Leydesdor (2000). Desde este modelo, propugnan una nueva conguración
de fuerzas institucionales que están surgiendo en los sistemas de innovación de los países. Según
esta corriente, las principales fuerzas institucionales que determinan los sistemas de innovación son
la Universidad, el Estado y la Industria; según sean las relaciones que se establezcan entre ellos,
estaremos ante diferentes comportamientos por parte de cada uno de sus actores y ante diferentes
sistemas de innovación.
El modelo es integral, se pueden vincular todos los componentes y aspectos del quehacer
de las tres instituciones y enrumbarlas hacia el desarrollo de una región o país, aprovechando las
fortalezas, y aprovechando los poderes que representa como es el poder del conocimiento en el caso
de las universidades, el poder político del gobierno y el poder económico de la empresa privada. El
modelo se basa en un proceso conceptual que considera a la vinculación como una consecuencia
evolutiva del proceso de innovación, que se construye entre tensiones y equilibrios, encuentros y
desencuentros que construyen una relación entre la universidad y la empresa con la participación del
gobierno.
La tesis de la triple hélice arma que la universidad ha de tener mayor protagonismo en la
innovación de las economías basadas en el conocimiento. El modelo Triple Hélice tiene su origen
en la universidad empresarial surgida en los Estados Unidos donde existe una amplia tradición de
colaboraciones entre los entornos académicos e industriales, entre la universidad y las agencias
gubernamentales y entre el gobierno y las industrias. Se centra en el análisis de las relaciones e
interacciones mutuas entre las universidades y los entornos cientícos como primera ala de la hélice;
las empresas industriales como segunda ala; y las instituciones públicas o actores e instituciones
de las tres alas de la hélice, pues asume que la innovación surge de las interacciones mutuas y las
posibilidades del mercado, así como de las normas e incentivos de las políticas de innovación que se
den en un determinado país (Rodríguez-Pérez y Rodolfo, 2014).
En este modelo aparece: La triple hélice I, bajo la administración general del gobierno, se
dirigen las relaciones entre la academia y la industria; esta versión tiene similitudes con el triángulo
de (Sábato y Botana, 1968). La triple hélice II que separa las esferas institucionales, armando su
autonomía; versión limitada por las fuertes barreras entre una y otra esfera. La triple hélice III, que
establece una infraestructura para la generación de nuevo conocimiento, en la cual se superponen las
esferas institucionales. En estos espacios de interfaz emergen organizaciones híbridas o interfaces, y
un área ideal llamada Red Trilateral y de Organizaciones Híbridas.
El modelo de la Triple Hélice ha sido la base y estrategia para la generación de conocimiento
e innovación. A su vez, ya existen en el presente grandes modicaciones por los avances tecnológicos
e innovaciones en nuestra era del conocimiento, basada en el dinamismo de vinculación de las hélices
(Gerónimo-Bautista, 2014). Apuesta a la interacción entre universidad-empresa-gobierno como la
clave para mejorar las condiciones de innovación del conocimiento. La vinculación entre estas tres
esferas se utiliza como n y no como un medio para la solución de problemas especícos (Quispe,
Victorino y Atriano, M. R., 2014). De ahí que la vinculación deba contribuir a la responsabilidad
social de la universidad con su entorno y, por tanto, llegar hasta la solución nal de los problemas
existentes.
Por su parte, (Chang-Castillo, 2010) sostiene que la Triple Hélice surge como respuesta a la
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
132
creciente necesidad de relacionar estrechamente las actividades cientícas, tecnológicas y productivas
con el objetivo de hacer frente a la demanda del mercado.
El enfoque de la Triple Hélice ofrece una metodología o herramienta para que, desde el
sector público, se emprendan acciones encaminadas a potenciar la economía del conocimiento en
un territorio especíco. Es de gran valor para proyectar la vinculación con la comunidad al integrar
la universidad, las empresas locales y los gobiernos locales, alineados y comprometidos con el
desarrollo sostenible, considerando la gestión del conocimiento, la innovación y el desarrollo local.
Sin embargo, este excluye a sectores de la sociedad que no necesariamente forman parte del sistema
productivo o empresarial y que pueden llegar a ser usuarios del conocimiento generado.
Precisamente a partir de tales críticas, es que surge el llamado Modelo de la Tetra Hélice,
el cual, sobre la base del modelo anterior, incluye un cuarto elemento, la sociedad, como una cuarta
hélice, partiendo de que esta juega un papel importante en las relaciones que se establecen en un
entorno determinado, como protagonista de los procesos de desarrollo, adicionalmente a las relativas
a la universidad, la industria y el gobierno (Chang-Castillo, 2010). Así, este modelo arma que la
vinculación entre gobierno, universidad y empresa está tomando importancia en el intercambio de
conocimientos y, por ende, de relaciones, propiciando un ambiente donde estas vinculaciones son
consideradas como parte del desarrollo de un país al generar nuevos conocimientos y en ello la
sociedad, como elemento del modelo, tiene un rol esencial.
Ciertamente, la participación de la sociedad está implícita en el modelo de la Triple Hélice,
debido a que forma parte de los tres actores que conforman dicho modelo, de ahí que no pueda
estar fuera del proceso de vinculación. Sin embargo, en la actual propuesta se incluye de manera
independiente como una cuarta hélice, para incorporar de forma independiente a quien constituye el
mayor beneciario de los resultados de la aplicación del modelo, que es la sociedad.
Así, desde la perspectiva de la dimensión asociada a la relación con el entorno, se evalúan
las relaciones que la universidad entabla con otros ámbitos de la sociedad, a través de su interacción
con diferentes instituciones, organizaciones y comunidades culturales, económicas y educativas.
Estas relaciones deben basarse en la reciprocidad, al compartir objetivos y proyectos comunes que
favorezcan el entendimiento, la reexión y la generación de soluciones a retos locales, nacionales
e internacionales. El fomento de estas relaciones promueve que las universidades desarrollen
conocimiento académico y ofrezcan una formación adecuada y accesible para crear el capital
humano. A su vez, las acciones conjuntas tienen mayor inuencia en aspectos políticos, económicos,
ambientales y culturales del entorno.
Por su parte, para (Zulueta-Cuesta, Medina-León y Negrín-Sosa, 2014) la vinculación
aparece a través de Redes de Valor en la transferencia de tecnologías: Universidad-Empresa. El
modelo está integrado por dos submodelos: un modelo conceptual (MC) y un modelo descriptivo
(MD). La transferencia de tecnologías de la universidad a la empresa está dirigida a elevar los
niveles de producción y de servicios y tiene varias características: I) carácter interactivo: permite
la interacción entre la universidad y la empresa; II) exibilidad: puede aplicarse a las diversidades
tipos de transferencias de tecnologías; III) holístico: responde a una visión de totalidad; IV) carácter
horizontal: es conducente al intercambio de conocimientos, procesos, objetivos; y V) pertinencia: por
la posibilidad que tiene el modelo de ser aplicado íntegramente.
También (Gerónimo y Rivera, 2014) documentaron la experiencia de vinculación como
parte importante en el involucramiento de diferentes IES con el sector productivo y su gobierno, y
para el cual se construyó un modelo adaptado a la integración universidad-empresa-gobierno. Este
modelo ya tiene el agregado social civil o cuádruple hélice.
En (Gerónimo-Bautista, 2014), con un enfoque cualitativo descriptivo, se busca, a partir
de un modelo alternativo y simplicado, elaborado con referentes teóricos y empíricos aplicados
en países desarrollados como el grupo de los 8 (Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido,
Francia, Japón, Italia y Canadá), ser la triple hélice del modelo de (H. Etzkowitz y Leydesdor,
1997), propuesto en la década de los años noventa del siglo XX, y que sigue vigente, implementado
en países desarrollados y subdesarrollados de manera ecaz, arrojando como resultado casos exitosos
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
133
de vinculación.
Lo anterior mantiene su vigencia, pero a pesar de los avances, aún existe la necesidad de
construir un puente entre el mundo de la investigación y el sector productivo. Al respecto, el Estado
tendrá que ordenar el camino burocrático que hasta ahora ha acompañado sus decisiones sobre los
temas mencionados, en el que debe prevalecer plena coherencia entre el estímulo indirecto para la
consolidación de las alianzas entre los actores, y el directo con relación a las estancias públicas y
estatales para que cuenten con dicho recurso, como ha sido manifestado con la inclusión de varios
ministerios, que se suman al apoyo de propuestas provenientes de las redes creadas en la UEG
(Gutiérrez Ossa, 2013).
Asimismo, otra debilidad de estas iniciativas es que, aunque son manifestación de su
compromiso social e intentan responder a una sincera voluntad de la universidad por integrarse e
interactuar con la sociedad, no están integradas en el marco de políticas integrales de la universidad,
no suelen estar conectadas con sus objetivos estratégicos o en coherencia con las líneas de actuación
diseñadas para el desarrollo de su misión. Suelen ser en no pocas ocasiones iniciativas aisladas, con
un enfoque muy a corto plazo, poco estructuradas en torno a una agenda común de la universidad y
que no están integradas ni en cooperación con otras iniciativas que se suelen ofertar, con los mismos
objetivos, desde otros centros de la misma universidad. De este modo, suelen ser iniciativas que se
planican para cumplir objetivos propios de la universidad y que están poco descentradas respecto a
ella misma. Iniciativas, en denitiva, que no se construyen en diálogo con el resto de la sociedad a la
que la universidad trata de responder.
La dinámica prospectiva de la responsabilidad remite a un sentido del deber ampliado, y,
en el marco de la universidad, suele estar integrada dentro de un enfoque en el que la universidad
es reconocida en la sociedad que la acoge como un agente más de la misma. La interacción e
interrelación de la universidad con la sociedad no persigue objetivos propios estrictamente vinculados
a su actividad, sino que hay una actitud proactiva de presencia y colaboración con otros agentes, cada
uno, lógicamente, con sus capacidades y “poderes” propios. La responsabilidad es aquí un valor
presente en todas las áreas del plan estratégico de la universidad.
Es decir, existen en la universidad evidencias reales de planicación integral de su
compromiso social, y existen acciones coordinadas o referencias al mismo en todos los ámbitos del
proyecto universitario. Este nivel de la responsabilidad sitúa a la universidad en una disposición de
apertura al diagnóstico y evaluación de terceros, y hace de la transparencia y la colaboración los
valores centrales con los que poder identicar la manera en la que decide asumir responsablemente
su compromiso con la sociedad.
Consideraciones nales
La relación UEG está expuesta a múltiples exigencias que escapan por ahora al amparo de los
elementos sobre los cuales está sopesada, en cuanto a los campos de la investigación, el desarrollo
y la innovación. Se espera de ella que con el tiempo puedan entrecruzarse otros intereses que bien
vale la pena considerar, como son la denición de un ámbito laboral y de acomodamiento profesional
en el país de cara a la apuesta de la ciencia y tecnología como campo de referencia de instrucción
académica y aplicación empresarial.
Es de indicar, además, que la extensión y el protagonismo de las alianzas creadas en los
vínculos entre los tres actores también impactarán en la manera como se ha apreciado la educación
en cuanto a los temas que por obvias razones implican una reexión mucho más ardua que la somera
vinculación para el logro de nes particulares, como hasta ahora ha sido estipulado.
Las respuestas novedosas a los problemas sociales y globales se construyen con la
participación de sujetos y actores sociales, y con características de rapidez, pertinencia, ecacia,
eciencia, sostenibilidad y justicia generando prioritariamente valor y transformación social, a través
de la innovación social universitaria responsable como una competencia organizativa desde sus
ámbitos sustantivos (docencia, investigación, extensión y gestión) para transformarse y promover
soluciones a los desafíos del entorno (Villa, 2013).
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
134
Varios elementos son claves en dicha denición:
1. La visión de globalidad que tiene como objetivos el fomento de la competencia
organizativa: una evaluación formativa que permita evaluar y tomar decisiones
de mejora en relación a los cuatro pilares centrales del quehacer académico: la
innovación social responsable en el currículo, en la investigación, en la extensión/
proyección social y en la gestión universitaria. Y énfasis en los factores externos,
para promover transformaciones sociales.
2. Un compromiso con respecto a valores sociales concretos.
3. Una visión de proceso, que se materializa a través de la utilización de métodos
mixtos de recogida de datos. Se diseñan dimensiones, indicadores y preguntas
que recojan información cuantitativa y cualitativa. La focalización en todos
los hitos que caracterizan el proceso de innovación social y la implicación
de distintos actores sociales, para ello la universidad debe generar canales de
participación interna, incluyendo colectivos en riesgo de exclusión, establezca
lazos de colaboración con instituciones y organizaciones comunitarias, y cree o
participe en redes de colaboración y creación de conocimiento para la innovación
social.
4. Evaluación en base a criterios de eciencia, ecacia, sostenibilidad, justicia
social, con miras al bien común de la sociedad.
En consonancia con los modelos teóricos que intentan explicar las relaciones universidad-
entorno, las políticas gubernamentales, como directrices reguladoras, inciden en la consolidación
de los vínculos entre los diferentes actores de los sistemas cientíco, tecnológico y de innovación;
en referencia a este aspecto, en la actualidad dichas políticas son vistas como un factor positivo
que apalanca la creación de canales de vinculación de la universidad y la sociedad. Del mismo
modo, la situación económica ha estimulado la asociación de la academia con el sector productivo,
aprovechando el nivel de estabilidad y necesidad de sostenibilidad de la industria local (Morales
Rubiano, 2015).
También las autoras consideran importante que, a través de sus funciones principales
(investigación, docencia y proyección social), dentro del marco de la autonomía institucional
y la libertad académica, las instituciones de educación superior deben propender hacia la
interdisciplinariedad y promover el pensamiento crítico; así como una participación ciudadana activa
que contribuya al desarrollo sostenible, la paz, el bienestar y el respeto de los derechos humanos,
incluyendo la equidad de género; deben buscar áreas de investigación y enseñanza que puedan
apuntar hacia cuestiones relativas al bienestar de la población y al establecimiento de una base local
relevante y sólida en ciencia y tecnología; debe crear asociaciones mutuamente beneciosas con las
comunidades y la sociedad civil para lograr el óptimo intercambio y la transmisión de conocimiento.
El tema objeto de discusión en la actualidad gira alrededor de qué modelos podrían servir
para el logro de mejores resultados en los sectores productivo y social de la región a la que tribute
una universidad, todo lo cual permitiría a las universidades cumplimentar una parte importante de su
responsabilidad social.
Los modelos estudiados están basados en relaciones entre la UEG sustentados en la triple
hélice, ello ha sido generalizado por los autores estudiados, los que evidencian un aporte a la
incorporación de la vinculación UEG con la sociedad como elemento al cual se deben y pertenecen
los tres elementos que forman el modelo de la triple hélice.
Esas macro relaciones están sustentadas en vínculos internos que permiten elevar
la pertinencia de las Universidades, el desarrollo empresarial y social. Tres indicadores que
contribuyen y miden esas relaciones internas son la capacitación, las practicas pre profesionales y el
emprendimiento. También es insuciente en los modelos estudiados la denición de las estructuras y
objetivos organizacionales dirigidos a elevar el vínculo UEG.
Al interior de la alianza UEG se ha contemplado la necesidad de avanzar en las áreas de la
ciencia, el desarrollo y la investigación, con las que puedan ser cultivadas las bases para un progreso
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
135
sustentable en materia de innovación y tecnología, emergida precisamente de la suma de esfuerzos
provenientes de cada estamento involucrado.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Acworth, E. (2008). University–industry engagement: The formation of the Knowledge Integration
Community (KIC) model at the Cambridge-MIT Institute. Research Policy, 1(37), 1241–1254.
Alcántar, E. V., y Arcos, V. J. (2004). La vinculación como instrumento de margen y posicionamiento
de las instituciones de educación superior. Revista Electrónica de Investigación educativa, 6(1).
Alvarado-Borrego, A. (2009). Vinculación Universidad-Empresa y su contribución al desarrollo
regional. Ra Ximhai, 5(1), 407-414.
Amelia-Beltrán, R. (2010). Modelo de Vinculación ITSON”, Instituto Tecnológico de sonora,
from extraído el 10 de agosto 2013 de: http://www.rrnv.buap.mx/les/5noviembre/Mtra.
RosaAmeliaBeltranEsparza.pdf
ANUIES, A. N. (1989). Declaraciones y aportaciones de la ANUIES para la modernización de la
Educación Superior. VIII Reunión Extraordinaria. Recuperado el 20 de Junio de 2016, de http://
publicaciones.anuies.mx/pdfs/revista/Revista70_S1A1ES.pdf
Arocena, R. y. S., J. . (2001). La universidad latinoamericana del futuro. Buenos Aires: UDUAL.
Bas, N. (2017). Las universidades y la misión de la vinculación en el Reino Unido: un marco de
referencia para pensar la propuesta de indicadores del Manual de Valencia. Revista Iberoamericana
de Ciencia, Tecnología y Sociedad, 12(34), 95-110.
Beltrán-Ibarra, A. P. y. E. L.-L. (2015). Propuesta de un modelo de vinculación para una universidad
basada en la triple hélice. Revista Global de Negocios, 3(6), 45-62.
Blenker, P. (2006). Entrepreneurship education. The new challenge facing of University. University
of Aarhus, Århus-Dinamarca.
Borjas De Xena, L. (2012). La educación empresarial en nstituciones de educación superior
venezolanas. Estudios Gerenciales, 28, 51-58.
Brito-Pardo, N. (2012). Las experiencias de vinculación con la comunidad en la PUCE-Sede
Manabí desde la perspectiva Ignaciana, from http://www.puce.edu.ec/sitios/investigacion/ponencias-
simposio/pdf/PON-Brito_Pardo_Neil_Vinculacion_PUCEM.pdf
Brunner, J. (2000). Universidad Siglo XXI América Latina: regulación y nanciamiento. Estudios
Sociales, 39-73.
Brunner, J. J. (2005). Transformaciones de la universidad pública. Historia política social - Movimiento
Popular. Archivo, Chile.
Bruno, M. y. V., E. . (2001). Management of strategic technological alliances: conceptual framework
and case study. Technology Management, 157-174.
Campos-Serna, A. E.-Z. y. M. (2010). Modelos Pads de Vinculación ITESM-Industria Basado en
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
136
la Innovación Tecnológica, from extraído el 10 de agosto de 2013 de: http://www.mty.itesm.mx/
rectoria/dda/rie16/rie5.htm
Campos, G. y. S.-D., G. (2005). La vinculación universitaria: Ese oscuro objeto del deseo. Revista
Electrónica de Investigación Educativa, 7(2).
CES. (2013). Estatuto Orgánico. Universidad Técnica de Manabí (UTM) Resolución RPC-SE-r5-No.
o58-2013. San Francisco de Quito, Ecuador.
CONEA. (2009). Evaluación de desempeño institucional de las Universidades y Escuelas Politécnicas
del Ecuador. Quito.: Retrieved from Recuperado el 22 de Noviembre de 2015, de http://www.ceaaces.
gob.ec/sitio/wp-content/uploads/2014/02/INFORME_FINAL_UNIVERSIDADES_M141.pdf.
Correa-Delgado, R. (2017). Conferencia magistral “Economía para el desarrollo: La experiencia
ecuatoriana”. Génova.
Cruz-Medina, I. R. (2012). Informe de Actividades 2011 - 2012, Instituto Tecnológico de Sonora; Cd.
Obregón, Sonora.
Chang-Castillo, H. G. (2010). El modelo de la triple hélice como un medio para la vinculación entre
universidad y empresa. Revista Nacional de Administración. Escuela de Ciencias de Administración,
Costa Rica, 1(10), 85-94.
De la Cruz, C. y. S., S. (2008). La responsabilidad de la universidad en el proyecto de construcción
de una sociedad. Educación Superior y Sociedad. Nueva Época, 13(2), 17-52.
Duque Oliva, E. J. (2009). La gestión de la universidad como elemento básico del sistema universitario:
una reexión desde la perspectiva de los stakeholders. Innovar, Especial en Educación, 25-42.
Ecuador. (2008). Constitución de la República del Ecuador. Registro ocial 449 de octubre de 2008.
Montecristi, Manabí, Ecuador. Retrieved from Obtenido de http://www.asambleanacional.gov.ec/
documentos/constitucion_de_bolsillo.pdf.
Etzkowitz, H. (2002). La triple hélice: universidad, industria y gobierno. Implicaciones para las
políticas y la evaluación, from Recuperado el 19 de mayo de 2015, de http://www.sivu.edu.mx/portal/
noticias/2009/VinculacionLatriplehelice.pdf
Etzkowitz, H., y Leydesdor, L. (1997). Universities and the Global Knowledge Economy. A Triple
Helix of University-Industry-Government Relations. ed. Pinter, London and Washington.
Etzkowitz, H., y Leydesdor, L. (2000). The dynamics of innovation: from National Systems and
‘Mode 2’ to a Triple Helix of university-industry-government relations. Research Policy, 1(29), 109-
123.
Fairweather, J. S. (1988). Entrepreneurship and Higher Education, Lessons for Colleges, Universities
and Industries, ERIC-ASHE, Washington-Texas.
Fernández, S., Otero, L., y Rodeiro, D. (2004). Cooperación universidad-empresa: el caso de la
pyme gallega. Paper presented at the Proceedings XII Jornadas de la Asociación de Economía de la
Educación, San Sebastián.
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
137
García, M. (2010). La misión de la universidad en y para el siglo XXI en los textos recientes de
Benedicto XVI. Estudios sobre Educación, 2(18), 277-293.
Gerónimo-Bautista, E. (2014). La importancia de la vinculación universidad-empresa-gobierno en
México Revista Iberoamericana para la investigaciòn y el desarrollo educativo.
Gerónimo, B. E., y Rivera, F. R. (2014). Experiencias de vinculación universidad-industria-gobierno.
Otech, 22.
Giustani, R., & Carbajal, L. (2008). Universidad, Democracia y Reforma. Algunas reexiones y una
propuesta. Buenos Aires, Argentina: Prometeo Editorial.
González, M. (2002). Un modelo de gestión para la extensión universitaria para la Universidad de
Pinar del Río. Tema presentado en opción al título de Doctor en Ciencias de la Educación. Pinar del
río, Cuba.
Gould, G. (1997). Vinculación Universidad Sector Productivo: Una reexión Sobre la planeación y
operación de los programas de vinculación: ANUIES - Universidad Autónoma de Baja California.
Gould, G. (2002). Vinculación universidad-sector productivo. Una reexión sobre la planeación
y operación de programas de vinculación. México: Asociación Nacional de Universidades e
Instituciones de Educación Superior-Universidad Autónoma de Baja California.
Gutiérrez Ossa, J. A. (2013). Universidad, empresa y Estado frente a la empleabilidad de los
trabajadores de la ciencia en Colombia. Ecos de Economía, 17, 69-98.
López-Leyva, S. (2005). La Vinculación de la Ciencia y la Tecnología con el Sector Productivo:
Una perspectiva económica y social: 2da. Edición corregida y aumentada. Editorial Universidad
Autónoma de Sinaloa, México.
Malagón, P. y. A., L. (2006). La Vinculación Universidad - Sociedad desde una perspectiva social,
educación y educadores. Universidad de la Sabana. 9(2).
Maldonado. (2013). Investigación para la vinculación y el buen vivir, from http://www.utpl.edu.ec/
comunicacion/utpl-investigacion-para-la-vinculacion-y-el-buen-vivir/
Maldonado, M. L., y Gould Bei, G. (1994). La vinculación como estrategia de desarrollo en las
Universidades e instituciones Públicas. Publicación trimestral de la asociación nacional de
universidades e instituciones de educación superior, 3(3).
Manosalvas, C. (2012). Propuesta de Plan Nacional de Vinculación de la Educación con la Sociedad.
Red Ecuatoriana Universitaria de la Educación Superior con la Colectividad-REUVIC.
McGuinness, J. A. (2008). Globally competitive, Locally Engaged: The Case of Kentucky. Higher
Education Management and Policy, 20(2), 1-16.
Mejía, A. (2009). La investigación en ciencias sociales y humanas bajo el esquema del modelo
universidad - empresa - Estado una mirada desde la teoría crítica de la sociedad. Revista Interamericana
de Bibliotecología, 32(2), 231-252.
Morales Rubiano, M. E. (2015). Características de la vinculación universidad-entorno en la
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
138
universidad nacional de Colombia. Revista Facultad Ciencias Económicas, XXIII (1), 189-208.
Nielsen, C., Chrautwald, S. J., y Juul, B. M. (2013). Levers of Management in University–
Industry Collaborations: How project management aects value creation at dierent life-
cycle stages of a collaboration. Tertiary Education and Management, 19(3), 246-266. doi:
10.1080/13583883.2013.795603
Pérez, L. (2005). Extensión universitaria en el escenario comunitario. Conceptualización y difusión de
una experiencia. Tesis presentada en opción al grado cientíco de Doctor en Sociología, Universidad
Agraria de La Habana. La Habana, Cuba.
Plan-Nacional-del-Buen-Vivir. (2013). Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017 (primera edición
ed.). Quito, Ecuador: Secretaría Nacional de Planicación y Desarrollo – Senplades.
Quispe, L. A., Victorino, R. L., y Atriano, M. R. (2014). Vinculación de Instituciones de Educación
Agrícola Superior (ieas) con sectores productivos. El caso de la residencia profesional en el Instituto
Tecnológico del Altiplano de Tlaxcala (ITAT). Revista de la Educación Superior, xliii (2)(170), 135-
152.
Ramírez, R. (2010). Los nuevos retos de América Latina: socialismo y sumak kasuay (1era ed.). Quito,
Ecuador: Secretaría Nacional de Planicación y Desarrollo (SENPLADES).Colección Memorias.
Reavill, L. (1998). Quality assessment, total quality management and the stakeholders in the UK
higher education system. Managing Service Quality, 8(1), 55.
Reséndiz, D. (1998). La Vinculación de Universidades y Empresas: un asunto de interés público y
privado. Educación Superior, 106.
Restrepo, F. (2008). La responsabilidad de crear empresa y participar en el desarrollo del país también
es asunto de los universitarios. Revista Universidad, Empresa y Estado, 1(2), 1-43.
Rivera, F. R. (2006). Estrategias de vinculación Universidad-Empresa, alternativas para los programas
estratégicos de la Universidad de Guadalajara. Tesis Doctoral, México.
Rodríguez-Pérez, M. A. (2016). Políticas y estrategias para la vinculación Universidad- Empresa-
Estado aplicables en Nicaragua. Tesis doctoral para optar al título de Doctor en Ciencias Sociales
con mención en Gerencia Social
Rodríguez-Pérez, M. A., y Rodolfo, R.-V. L. (2014). Vinculación universidad empresa estado, algunas
experiencias en América y otros países de Europa y Asia. Negotium, 10(29), 78-98
Rojas Hernández, L. Y. G. (2015). La formación dual en Colombia. El caso de la Fundación
Universitaria de la Cámara de Comercio de Bogotá Uniempresarial: los desafíos actuales en la
percepción de egresados y empresarios. Revista Cientíca General José María Córdova, 13, 145-181.
Saavedra G., M. L. (2009). Problemática y desafíos actuales de la vinculación universidad empresa:
El caso mexicano. Actualidad Contable FACES, 12(19), 100-119.
Sábato, J. y. B., N. (1968). La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro en América Latina.
Revista de la Integración, 1(3), 15-36.
Sandison, P. C. (1996). New structures and functions for the new university, Paper submitted as
La vinculación universidad-empresa-gobierno: una visión histórica y conceptual____________________________________
Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas. Universidad Técnica de Manabí. Portoviejo, Ecuador.
139
evidence to the National Committee of Inquiry into Higher Education.
Serrano-Sánchez, J. D. (2013). La extensión, vinculación y proyección social universitaria
y comunitaria, from http://www.monograas.com/trabajos-pdf5/laextencion-vinculacion-y-
proyeccion-social-universitaria-y-comunitaria/laextencion-vinculacion-y-proyeccion-social-
universitaria-y-comunitaria.shtml#ixzz4XNgGXPh0
Slaughter, S. (1990). The Higher Learning and High Technology: Dynamics of higher education
policy formation, State University of New York Press, Albany.
Slaughter, S. (1993). Beyond basic science: Research university president’s narratives of science
policy”, Science technology and human values 18(3).
Soto Vázquez, R. e. a. (2006). Vinculación Universidad-empresa-estado en la realidad actual de la
industria farmacéutica mexicana. Edusfarm, revista d’educació superior en Farmàcia, 2.
UNESCO. (2009). Conferencia Mundial sobre la Educación Superior. La nueva dinámica de la
educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrolllo. Recuperado el 5 de marzo
de 2015, de http//wwwgoogle.es/search?sclient=psy-absite=&source=hp&q=declaration+de+la+con
ferencia+mundial+ed+swww.unesco.org/education/WCHE2009/comunicado_espdf
Universidad-de-Occidente. (2007). Plan UdeO de Desarrollo Institucional 2007-2010 (pp. 161):
Editorial Universidad de Occidente, México.
Vallaeys, F. (2014). La responsabilidad social universitaria: un nuevo modelo uni-versitario contra la
mercantilización. Revista Iberoamericana de Educación Superior (RIES), 5(12), 105-117.
Valleys, F., de la Cruz, C. y Sasia, P. (2009). Responsabilidad-Social-Universitaria: Manual de
Primeros Pasos. Banco Interamericano de Desarrollo: México: Mc-graw-Hill Interamericana Editores.
Villa, A. C. (2013). Un Modelo de Evaluación de Innovación Social Universitaria Responsable
(ISUR). Proyecto Tuning - América Latina. Bilbao: Publicaciones de la Universidad de Deusto.
Zulueta-Cuesta, J. C., Medina-León, A., y Negrín-Sosa, E. (2014). La transferencia de tecnologías
universidad-empresa sustentadas en redes de valor. Ingeniería Industrial, 35, 184-198.
______________________________________________________________________________Gladys Saltos, Silvia Odriozola, Maritza Ortiz