Volver a los detalles del artículo BAUDRILLARD Y EL VACÍO DE LAS ARTES